lawebmascaradelmundo.com.

lawebmascaradelmundo.com.

Colores neutros vs colores llamativos en el street style

Los colores son una parte fundamental en el mundo de la moda y la combinación adecuada de estos puede hacer la diferencia entre un buen outfit y uno espectacular. En el street style, es donde se pueden ver las tendencias más innovadoras y atrevidas, mezclas de estilos y de colores que impresionan a cualquiera. En este artículo, vamos a hablar de la importancia de los colores neutros y los colores llamativos en el street style.

¿Qué son los colores neutros?

Los colores neutros son aquellos que no se adhieren a ningún color en particular y se consideran como una base para otros colores. Entre los colores neutros más populares están el blanco, el negro, el gris y el beige. Estos colores son conocidos por ser muy versátiles y elegantes, lo que los convierte en una excelente opción para crear looks urbanos sofisticados y con mucho estilo.

¿Qué son los colores llamativos?

Por otro lado, los colores llamativos son aquellos que tienen una presencia muy fuerte y que llaman la atención por sí solos. Algunos ejemplos de colores llamativos pueden ser el amarillo, el fucsia, el turquesa y el rojo. Estos colores pueden ser muy impactantes y divertidos, pero también requieren ser utilizados con mucho cuidado, ya que pueden ser abrumadores si se usan en grandes cantidades.

Combinando colores neutros y colores llamativos en el street style

Ahora que ya sabemos lo que son los colores neutros y los colores llamativos, ¿cómo podemos combinarlos para obtener un look increíble en el street style? Una de las cosas que hay que tener en cuenta al combinar estos dos tipos de colores es que es importante escoger un color llamativo que aporte vida y originalidad al outfit, pero que a su vez no lo haga ver muy cargado o desordenado. En este sentido, es fundamental utilizar los colores neutros como base y añadir un toque de color en prendas o accesorios como bolsos, zapatos, pañuelos o joyas. Por ejemplo, si queremos llevar una chaqueta de cuero en color negro, una buena opción sería combinarla con una camiseta blanca, unos jeans desgastados y unos botines en tono beige. Para añadir un toque de color, podríamos usar un bolso en color rojo, que dará vida al outfit y lo hará mucho más interesante.

Usando la regla del 80/20

Una buena regla a seguir al combinar colores neutros y colores llamativos en el street style es la regla del 80/20. Esta regla consiste en utilizar el 80% de colores neutros y el 20% de colores llamativos. De esta manera, se puede obtener un look equilibrado y llamativo sin llegar a ser demasiado abrumador. Al utilizar la regla del 80/20, hay que tener en cuenta que los colores neutros pueden ser utilizados como base en todo el outfit, mientras que los colores llamativos pueden ser incluidos en prendas y accesorios específicos.

Combinando estampados y colores en el street style

Otra manera divertida de utilizar los colores llamativos en el street style es combinándolos con estampados. En este caso, es importante tener en cuenta que los estampados y los colores deben ser complementarios entre sí y no competir entre ellos. Por ejemplo, si llevamos una falda de estampado floral en tonos rosa y blanco, podemos combinarla con una camisa blanca y una chaqueta en color rosa claro. Para añadir un toque de originalidad y color, podemos usar un bolso en tono naranja, que irá muy bien con el resto del outfit.

Conclusión

Los colores neutros y los colores llamativos son dos elementos fundamentales en el mundo de la moda y la combinación adecuada de ambos puede marcar la diferencia en el street style. Al combinar estos dos tipos de colores, es importante tener en cuenta la regla del 80/20 para conseguir un look equilibrado y original. También es fundamental utilizar los colores neutros como base y añadir el toque de color en prendas y accesorios específicos. En cualquier caso, lo más importante es sentirse cómodo y seguro con el look que se lleva. En el street style, lo importante es ser creativo y original, y eso se puede conseguir utilizando los colores de la manera más personal tanto que más te guste y que haga resaltar tu personalidad.